Un millón de motos BMW con ABS


BMW celebró a principios de este mes un hecho destacable, aunque para la mayoría de los medios haya pasado desapercibido: la moto que hacía el número un millón de las equipadas con ABS (o, como lo denomina la marca, el sistema BMW Motorrad Integral ABS). La moto que hacía esta memorable cifra era una K 1300 R.

En el año 2004 la moto que hacía el medio millón de unidades con ABS era una R 100 RT, que fue adquirida por la Cruz Roja italiana. Esta tecnología, introducida por BMW hace 21 años en sus motocicletas, equipa en la actualidad al 90% de su producción de motos. Hoy en día casi toda la gama (a excepción de la enduro G 450 X) puede ser equipada con el sistema de protección activa ABS, bien sea de serie o como opción.



El sistema ABS ha evolucionado en el mundo de las dos ruedas, y la nueva S 1000 RR, por ejemplo, va equipada con un nuevo sistema denominado RACE ABS, cuyo funcionamiento se combina con el sistema DTC (Dynamic Traction Control, o “control dinámico de la tracción”) consiguiendo una mayor seguridad y una fiabilidad superior al resto de modelos.

En el año 1988 los primeros modelos en montarlo fueron los de las series K, en la K100 y en la K1 como opcional, siendo deguido tiempo después de las series R y de las series F.


La primera generación de ABS para motos ofrecía una direccionabilidad y maniobrabilidad en caso de frenado en superficies resbaladizas o frenado busco. En 1993 se introdujo la segunda generación, denominada ABS II, mejorando sus prestaciones y siendo montado por primera vez en la R 1100 RS.

Paralelamente a la evolución del ABS, BMW Motorrad, en sus esfuerzos por mejorar la seguridad del motorista, ha ido añadiendo diferentes tecnologías en materia de seguridad, como el sistema electrónico de control antideslizamiento (ASC) seguido del sistema de control dinámico de la tracción, el mencionado antes DTC.

Escrito por | 19 de septiembre de 2009 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta